La competición española, ¿anclada en el pasado?

by Jumping Online

Cuando los jinetes más veteranos en los concursos, relatan sus “historias” sobre la competición que conocieron, y la que hoy tenemos, siempre coinciden en evidenciar una diferencia clave, “antes se ganaba dinero con los concursos”. Estas conversaciones, convenientemente amenizadas por algún espirituoso, nos llevan a reflexionar sobre la situación actual de los concursos de Salto de Obstáculos.

Objetivo?

Hoy los concursos son un objetivo en su mismo. Aunque la cita económica antes mencionada es el origen de este artículo, vamos a reflexionar sobre otros aspectos de la competición española, dado que evidentemente, hoy es muy difícil ganar dinero con los concursos, algo estrictamente reservado a determinados jinetes y seguro que no en todos los concursos.

La primera reflexión que se nos ocurre es ¿PARA QUE CONCURSAMOS?. En principio puede parecer una pregunta ridícula en una actividad deportiva, pero en nuestro deporte no lo es, más bien es una pregunta cuya respuesta cuesta encontrar.

Los niños que juegan al futbol, al baloncesto o a tantos otros deportes, lo hacen en el marco de un equipo, el cual con el pago de una módica cantidad, les proporciona la licencia federativa, así como una equipación completa para participar en unos partidos, con el objetivo de ganar una liga, lo cual permitirá ir al equipo al Campeonato Regional o Autonómico, que a su vez le puede permitir acceder a un Campeonato de España. Hay objetivos, hay ilusión.

Los niños que concursan en hípica van a un concurso, por ejemplo al RACE,  previo pago de sus licencias, las de sus caballos y la tarjeta de validación del caballo o el LIC. Con todo esto, se trasladan al lugar del concurso, pagan sus matrículas y boxes, el transporte de sus caballos, y lo primero que deben hacer, es exhibir una y otra vez,  la prolija documentación de sus caballos al Delegado de la Federación, que curiosamente es la que les ha emitido esa documentación. Si todo va bien,  participan en el concurso con distinta fortuna, regresan a sus domicilios, y …… esperan al siguiente concurso. Objetivo, a corto plazo el propio concurso, a medio plazo, tal vez tener sus caballos en forma, a largo plazo ….

Motivación?

Más allá del propio concurso, la motivación del jinete amateur, concretamente la motivación de los jinetes menores, es inexistente. Ciertamente algunos buscan resultados para acceder a los equipos nacionales, los menos, otros preparan sus caballos para el Campeonato de España…..oh perdón, un lapsus, poca preparación se puede realizar para un Campeonato de España que oficialmente se celebra en Semana Santa, es decir cuando la temporada apenas acaba de comenzar, cuando lo cierto es que en la mayoría de los deportes, el Campeonato de España es la culminación del trabajo del año.

Muero además de envidia al ver, que en concursos internacionales de cinco estrellas, por supuesto fuera de España,  la competición de élite  se combina con la invitación a la participación de los mejores jinetes, de diferentes categorías de menores y amateur. Qué puede resultar más brillante, para un deportista, que poder concursar en un escenario, solo accesibles para los grandes de este deporte.

España necesita que en algún momento, alguien empiece a pensar en la competición amateur y de menores, para ofrecerles objetivos e ilusiones, o de lo contrario corremos el riesgo que nuestro deporte se muera.

You Might Also Like

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.